Enseñanzas

 

             "La Biblia"

 

"Tu Palabra es verdad" –Juan 17:17

 

La Escritura no puede ser quebrantada" – Juan 10:35

 

"Las Escrituras tiene que cumplirse" – Marcos 14:49

 

"Es necesario que se cumpla todo lo que está escrito" – Lucas 24:44

 

"El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán" – Mateo 24:35

 

Estamos estudiando el libro de Los Hechos

_

Devocional

Para Meditar tomado de Nuestro Pan Diario

.

Palabras que hieren

Hay hombres cuyas palabras son como golpes de espada; mas la lengua de los sabios es medicina (Proverbios 12:18).

Esqueleto, esqueleto», se burlaba el niño. «Fideo», se unió otro. Yo podría haberles contestado: «A palabras necias, oídos sordos». Pero incluso de niña, sabía que era difícil poner en práctica esa conocida frase. Me resultaba imposible no escuchar las palabras crueles que me lastimaban peor que si me hubieran arrojado una piedra o pegado con un palo.

Ana conocía bien el aguijón de las palabras desconsideradas. Su esposo, Elcana, la amaba, pero ella no tenía hijos, mientras que la segunda esposa, Penina, tenía muchos. En una cultura en la cual el valor de una mujer dependía de tener hijos, Penina agravaba el dolor de Ana, hostigándola por su infertilidad, hasta que Ana terminó llorando y sin poder comer (1 Samuel 1:6-7).

Y aunque la intención de Elcana probablemente era buena, su respuesta desconsiderada: «Ana, ¿por qué lloras? […] ¿No te soy yo mejor que diez hijos?», fue hiriente (v. 8).

Al igual que Ana, muchos hemos quedado tambaleando al recibir el golpe de palabras crueles. Y tal vez hayamos reaccionado atacando verbalmente a los demás. Pero podemos correr a nuestro amoroso y compasivo Padre en busca de fortaleza y sanidad (Salmo 27:5, 12-14). Con amor, Él se regocija sobre nosotros con palabras de amor y gracia.

Señor, ¡gracias por la sanidad y la esperanza que encontramos en ti!

 

© 2012 - 2020 Iglesia Biblica De La Comunidad - All Rights Reserved.